Stopflies acaba con las moscas de forma inmediata.

Stopflies es un método sencillo y eficaz contra las moscas, tanto dentro de casa como en la terraza. El funcionamiento de este producto patentado (NL1037489) se basa en que, como es sabido, el brillo del agua hace perder el sentido de la orientación a las moscas. Las moscas tienen ojos compuestos, que contienen más de 4.000 óculos simples u omatidios. De esa manera, la mosca es capaz de ver diez veces más rápidamente que el ser humano. El sistema Stopflies colgado en la parte superior del dintel de la puerta hace que las moscas no sean capaces de estimar la altura, haciendo así que no entren por la puerta. El reflejo y el brillo del agua, combinados con un plástico transparente refuerzan ese efecto.
Dicho de forma sencilla: las moscas que se dirigen hacia el interior de la casa perderán el sentido de la orientación a causa de Stopflies, con lo que no alcanzarán su objetivo.

Stopflies es fácil de colocar en la cocina, en el dintel de una puerta o en la techumbre de la terraza, por medio de clavitos o con cinta autoadhesiva de doble cara adhesiva; ambos sistemas de fijación se entregan con el producto.

Con Stopflies dejan de ser necesarias las rejillas y las cortinas anti-moscas. Stopflies se fabrica en una medida estándar, adecuada a las medidas de las puertas.
Stopflies es una alternativa útil para lugares donde es difícil la colocación de mosquiteras. Piénsese, por ejemplo, en ventanas abatibles o en puertas correderas.

Stopflies está fabricado con plástico seguro para los niños (P6). Stopflies se puede utilizar repetidas veces sin ningún problema. Además, Stopflies es un producto que no es dañino para los animales, ya que no mata las moscas, sino que simplemente las manda en otra dirección.